Vinos tintos y blancos ¿Cuándo utilizarlos?


Vinos tintos y blancos ¿Cuándo utilizarlos?

En muchos casos, cuando no se sabe sobre las combinaciones de vinos, terminamos comprando un vino tinto sin importar el tipo de comida que vayamos a consumir. Primero entendamos que esta elección no se hace al azar, sino que debemos conocer cuales son los tipos de vinos adecuados según cada ocasión. Resulta que los vinos tintos se utilizan cuando se hacen barbacoas, asados o parrilla, según se llame en cada región. Con estos tipos de alimentos altos en grasas, se recomiendan vinos tintos con alto grado de acidez. Prácticamente es la única opción para combinarlos.

Referente a los vinos blancos si tienen un abanico de combinaciones más flexibles. Veamos algunas circunstancias donde el vino blanco es la mejor opción:

  • Cuando se consumen carnes como mariscos o aves se recomiendan vinos blancos, ya que son más suaves, afrutados, agradables al paladar, mientras que los vinos tintos son de sabor más fuerte.
  • En verano se utilizan vinos blancos frescos, se hace difícil tomar vinos más fuertes cuando se tienen elevadas temperaturas ambientales.
  • Vino blanco espumoso se eligen para añadirle a las paellas, no solo pensemos en tomarlo, también tienen sus usos culinarios según sus propiedades.

 

Saber maridar un vino no es una tarea difícil

Es mucho lo que se habla de los vinos, pero sigue siendo difícil descubrir que vino pega con cada comida. Por eso te comparto estos consejos para saber maridar:

  • Al pensar en el menú, se debe considerar como un todo, detallando cada elemento que lo compone. De modo de equilibrar entre una chuleta grasienta de entrada y un postre cargado de chocolate al final. Son detalles a considerar.
  • El maridaje debe hacerse por asociación o contraste. De esta manera encontraremos que los vinos se complementen. La idea es asociarlos por sabor, texturas, color… de modo que el contraste sería todo lo contrario. Nos encargaremos de encontrar lo contrario para mantener el equilibrio. Este principio se aplica cuando tenemos una comida con sabores fuertes y elegimos erróneamente un vino con alto contenido de alcohol.
  • Peso de la comida. Con esto nos referimos a una ensalada que la clasificamos de ligera y una lasaña que es más pesada. Conociendo el peso de la comida se busca el equilibrio, acá no me extiendo porque es una técnica más intuitiva.

Aparte de las características culinarias de los vinos, también son considerados saludables. Casi todos los tipos de vinos nos aportan nutrientes a nuestro cuerpo, no intoxica tan fácilmente con alcohol el organismo, evita y controla infecciones urinarias y combate el envejecimiento prematuro.

Son muchos los beneficios que traen a la salud que van más allá de aumentar los sabores de la comida o de ser un buen digestivo.